Aguas servidas inundan las calles de Los Cocos (VENEZUELA)

Habitantes de ese sector de escasos recursos padecen problemas constante de botes de aguas negras, falta de alumbrado público y de mantenimiento.

 

La indiferencia de las autoridades ante la situación en el sector es denunciada por los pobladores de la calle San Antonio de Los Cocos, municipio Mariño. Allí una cloaca expulsa aguas fétidas afectando la salud de niños, adultos, personas mayores, que están enfermas y deben soportar el desagradable olor.

 

El problema se agrava cuando llueve porque, según manifestaron, las putrefactas aguas se desbordan dentro de las casas ocasionando graves inconvenientes a los vecinos.

 

Los afectados dicen que el problema se origina en Ciudad Cartón y Los Olivos, por lo que solicitan al alcalde Francisco González y al gobernador Alfredo Díaz atiendan de raíz la problemática que los afecta.

 

Jesús Sánchez, quien vive en la zona hace 48 años, indicó que la situación con la tanquilla de aguas servidas se presentó desde que ocurrieron las últimas lluvias. En vista de que se tapó, los vecinos acudieron a notificar a los servicios públicos de la zona, porque cerca del lugar donde está la cloaca hay un señor enfermo, pero hasta la fecha no han hecho presencia por el barrio ni para ver ni resolver.

 

“El olor es desagradable cuando sopla la brisa hacia la casa, no se aguanta, ni en las noches, pedimos a las autoridades que tenga un poco de compasión. Yo fui funcionario de la Policía y cuando se observaba esa condición en alguna zona, se reportaba para que lo arreglaran”.

 

Mencionó que también falta el agua, porque pasan hasta 25 días o más de demora para que llegue y cuando la suministran permanece por cuatro días, pero muchos no cuentan con tanques para abastecerse, lo que complica las condiciones en sus casas. Sánchez expresó que para solventar acuden a un chorro de agua permanente en Cerro Colorado, vecinos del sector y de otras zonas de Porlamar con tobos y envases en coches y carretillas.

 

Yosmira Rojas señaló que requieren una solución al problema de la tanquilla de aguas servidas porque en el sector hay niños pequeños y aparecen muchos zancudos, lo que provoca enfermedades. “Eso da muy mal aspecto, somos personas humildes, pero merecemos mejores condiciones de vida. A mi casa llegan esos malos olores y a mis hijos eso les ha ocasionado dolores de estómago, diarrea”.

 

Denunció que las diferentes calles del sector no tienen alumbrado público, lo que se presta para los robos y el vandalismo. Han acudido a Corpoelec y a la oficina de servicios públicos y no se han presentado para ver qué es lo que ocurre.

 

César Ramos precisó que en vista de la desidia, los mismos vecinos han tenido que arreglar algunos postes colocando los bombillos, porque la delincuencia está desatada. “A veces puedes verlos armados, se debe uno recoger temprano por la inseguridad”. Comentó que tuvieron problemas con el gas doméstico, pero con el consejo comunal se ha resuelto la falta.

 

Señalaron que el abastecimiento a través de las cajas CLAP demora porque la pagan y tardan en recibirla. “Esta es una zona de bajos recursos donde vendían la caja y ahora la bolsa, que es más costosa”.

 

Ramos acotó que el servicio de aseo funciona porque pasan por la localidad tres veces por semana. “Nos preocupa el problema de la cloaca porque cuando llueve he tenido que meterme descalzo a sacar la basura, arriesgándome por evitar que esa agua entre a mi casa, pedimos atención”.

 

 


Martha León / El Sol de Margarita

Página Web - 2019/10/20

Fuente: http://elsoldemargarita.com.ve/