Celdas solares apagan las velas en El Jobo; Iberdrola e Iluméxico impulsan proyectos (MÉXICO)

A la comunidad, asentada en San Luis Potosí, no había llegado la energía eléctrica, por lo que al caer la noche paraban las actividades

 

Doña Simona estaba convencida de que iba a morir alumbrando su pequeñita casita ubicada en El Jobo —comunidad de 26 habitantes—, en la Huasteca Potosina, con velas.

 

"Yo pensaba que nunca iba a ver la luz. Ahora me siento feliz de que ya no voy a estar tan oscurana como antes”, dijo sonriente, la señora, de 65 años, que hace un mes, por primera vez en su vida, con sólo oprimir un botón, tiene luz en el hogar que comparte con su esposo Eustaquio.

 

La casa de este matrimonio es una de las 9 viviendas del poblado que gracias al proyecto Luces de Esperanza, de las empresas Iberdrola e Iluméxico, que cuenta con el acompañamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ya tienen electricidad a través de sistemas solares autónomos.

 

"Una noche nos las pusieron (las celdas solares) y al otro día amanecimos y era cosa de no creer, pero ya teníamos luz”, contó.

 

En México se estima que, al menos, 400 mil familias en comunidades alejadas carecen de energía eléctrica.

 

Pero El Jobo, a donde se llega después de dos horas andando por un camino de terracería desde la cabecera municipal, ya no es más una de ellas.

 

Ahora, después de 88 años, María Magdalena Cruz, la habitante más longeva de la comunidad, vio llegar la luz con la que el poblador más pequeño, un bebé de ocho meses, no tendrá que crecer entre penumbras.

 

"Ay, es muy emocionante, sentimos muy bonito cuando ya vimos que teníamos esa luz, porque con velas no podíamos alcanzar a ver lo que estábamos haciendo en la noche, y ahora la luz nos está iluminando a todos”, aseguró Tranquilina Cruz, de 58 años, quien ya no va a tener que comprar el rollo de velas que por 30 pesos adquiría cada semana.

 

Todo es menos silencioso ahora. En las casas suena música. Y cuando oscurece, alrededor de las 7 de la noche, todavía hay vida

 

Los niños tienen más tiempo para hacer sus tareas, y las mujeres para realizar sus labores.

 

"Antes estábamos tristes, porque en la escuela no teníamos luz y ahora ya se puede ver y las familias ya pueden hacer más cosas hasta la noche, nosotros, los niños, podemos jugar, ver tele y hacer la tarea”, enumeró José Ezequiel, de 10 años.

 

El proyecto Luces de Esperanza busca electrificar a 30 comunidades rurales de la Huasteca Potosina entre 2019 y 2024.

 

Durante la primera fase, que arrancó en octubre con la instalación de los primeros sistemas solares en cinco comunidades: Xicuilapa, Tesilo, El Zaino, El Saucito y El Jobo, fueron electrificadas 48 viviendas y tres espacios comunitarios en beneficio de 500 personas.

 

El lunes, luego de apagar en un acto simbólico las velas que los alumbraron por años, con una función de cine los habitantes de El Jobo dieron la bienvenida oficial a la luz en su comunidad.

 

Con todo y palomitas en mano, doña Simona, que desbordaba gusto por tener luz, no se perdió, ni por un segundo, la protección de Wall-e, de Pixar, con la tranquilidad de que aun siendo las 10 de la noche podría llegar a casa a preparar los tamales que hace para vender.

 

"Bendito sea Dios que ya alguien se preocupó por nosotros y ahora sabemos lo que es vivir con luz eléctrica”, expresó.

 

Para el recuerdo quedará el último rollo de velas que ya no tuvo que usar.

 

"Ahí las tengo, pero ya no las ocupo ni las tendré que ocupar”, presumió

 

"Mis hijos ya no tendrán que crecer en la oscuridad”, puntualizó.

 

En Xicuilapa, otra de las comunidades que desde hace unos meses tienen luz eléctrica, no hay prácticamente hora del día en que la casa de Dulce María no esté amenizada con música

 

La joven, quien tiene tres hijos, es amante del reguetón, que ahora puede escuchar sin restricción.

 

"Aquí tengo mi bocina para escuchar la música y desaburrirnos, antes todo estaba más en silencio, pero ahora todo está más bonito, sobre todo porque mis hijos ya no van a tener que crecer en la oscuridad”, manifestó.

 

LA CFE ALISTA PROYECTO PARA EDIFICAR CENTRALES NUCLEARES

 

La CFE presentará en máximo ocho meses el estudio de factibilidad para la construcción de nuevas centrales nucleares en el país.

 

En conferencia, Héctor López, coordinador de Generación Termoeléctrica de la empresa, aseguró que, en este proyecto, ya se contempla la construcción de cuatro unidades núcleo generadoras, dos de ellas en Laguna Verde, adicionales a las ya existentes, así como dos más en el Pacífico.

 

Detalló que la construcción de una nucleoeléctrica, con capacidad para generar mil megawatts, tendría un costo de hasta cinco mil 500 millones de dólares.

 

"Son entre cinco mil y cinco mil 500 dólares. Todo va en función de qué tanto las queremos hacer”.

 

Reconoció que esta infraestructura es más costosa, pues es superior en costo en comparación a los 2 mil 600 millones de dólares que cuesta una planta de la misma capacidad, pero que usa carbón, mientras que una eólica podría costar dos mil 100 millones de dólares.

 

En septiembre pasado, la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, aseguró que este gobierno está estudiando la posibilidad de aumentar la generación eléctrica con nuevas centrales nucleares, la cual consideró sólo tiene mala imagen.

 

En ese “estudio que se está haciendo consideramos conveniente que se instalen dos unidades en Laguna Verde y dos en la costa del Pacífico. Esperamos que, dentro de unos seis u ocho meses hayamos convencido de que es factible y se pueda presentar tanto al director de la CFE, como a la Presidencia”.

 

El directivo aseguró que ya se están analizando diversas zonas en el pacífico que podrían ser ideales para este tipo de plantas, aunque se negó a dar detalles, a fin de no crear expectativas.

 

Dijo que toda la experiencia alcanzada con la operación de la nucleoeléctrica de Laguna Verde, así como los protocolos y procedimientos se están transfiriendo al estudio.

 

Por el momento, la CFE se enfocó en dar mantenimiento a sus centrales, por lo que este año invirtió más de 24 mil 900 millones de pesos en 596 coerciones programadas que le han permitido a la empresa incorporar generación que ya había sido descartada.

 

-Nayeli González

 

 


LAURA TORIBIO / Excélsior

Página Web - 2019/12/11

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/