Los Cayos pueden abandonar planes de elevar carreteras por aumento del nivel del mar (ESTADOS UNIDOS)

El mes pasado, los Cayos de la Florida pidieron al gobierno estatal $150 millones para hacer frente al aumento del nivel del mar. Pero cálculos de costos dados a conocer recientemente muestran que el condado pudiera tener que gastar todo ese dinero en elevar unas pocas millas de carreteras.

 

La elevación de menos de tres millas de la Old State Road 4A en Sugarloaf Key para hacer frente al aumento del nivel del mar y la llamada marea rey para 2025 pudiera costar $75 millones, reveló el encargado de resiliencia del Condado Monroe en una conferencia sobre el aumento del nivel del mar celebrada el miércoles en Cayo Hueso. La elevación para 2045 pudiera costar $128 millones. Y para 2060, el precio se dispararía a $181 millones.

 

El Condado Monroe tiene 314 millas de carreteras que elevar, o abandonar. La mitad es susceptible al aumento del nivel del mar en los próximos 20 años. El costo de mantener esas vías funcionando ha hecho que funcionarios condales se cuestionen abiertamente si vale lo que costaría.

 

“¿Vamos a gastar $128 millones para elevar tres millas de vía donde viven 30 personas? La decisión no depende de mí, pero no creo que se haga”, dijo Rhonda Haag, directora de Resiliencia del Condado Monroe.

 

En casos en que el costo de elevar las vías supera los beneficios de mantener las comunidades, dijeron los funcionarios, la respuesta es comprar las casas a los propietarios.

 

“Es la palabra que nadie quiere pronunciar: la retirada” dijo Roman Gastesi, administrador del Condado Monroe. “Vamos a tener que retirarnos de algunas áreas y eso va a costar dinero”.

 

SERVICIOS DE FERRY O TAXIS ACUÁTICOS COMO SOLUCIÓN

 

Heather Carruthers, alcaldesa del Condado Monroe, por otra parte, considera que hay alternativas para preservar los vecindarios. La alcaldesa sugirió que pudieran establecerse servicios de ferry o taxis acuáticos de tierra firma a las viviendas elevadas, como ocurre en la comunidad histórica de viviendas elevadas en la Bahía de Biscayne, conocida como Stiltsville.

 

“Pienso que es una reconfiguración de nuestra comunidad a lo largo de tiempo”, dijo. “Esto no va a suceder mañana, será a lo largo de varias generaciones”.

 

Carruthers también señaló que estos costos son sencillamente una extrapolación del precio de elevar un tercio de milla de carreteras en otros vecindarios, y la alcaldesa espera que el costo baje significativamente cuando se hagan más cálculos. Pero el precio sigue siendo un obstáculo para el condado.

 

“Incluso si llegara a costar la mitad, es muy elevado y es difícil de justificar ese costo para 15 viviendas”, dijo. “Nos quedan por tomar decisiones difíciles”.

 

En los Cayos siempre se supo que elevar las carreteras iba a ser algo costoso. Pero no sabían que iba a costar tanto.

 

Hace unos años, se calculó un costo de más de $3 millones para elevar más de una milla de carretera en dos vecindarios diferentes. El cálculo más reciente para una carretera que no quede abrumada por el aumento del nivel del mar en 40 años es mucho más costoso.

 

El asombroso precio se debe a todo lo que debe hacerse para la labor: bombas para sacar el agua, estaciones para limpiar el agua y pozos de inyección para devolverla al subsuelo. Eso no incluye el costo de armonizar las carreteras elevadas con las viviendas, la adquisición de propiedades a lo largo de la carretera y los honorarios jurídicos que en condado puede enfrentar.

 

PROBLEMAS PARA VECINOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

Y esos honorarios pudieran ser elevados. En pocos lugares del país se ha interrumpido el servicio a carreteras debido al cambio climático, y eso pudiera llevar a demandas de propietarios que ya no pueden llegar a sus casas.

 

“¿Cómo se le explica a alguien que no van a construir una carretera que llegue hasta su casa?”, se preguntó Gastesi durante la conferencia. “¿Qué hacemos entonces? ¿Les compramos la vivienda? ¿Hay derecho a la expropiación? ¿Es algo voluntario?”

 

Esas son las preguntas que los Cayos van a tener que contestar rápido. La compra de propiedades ya ha empezado.

 

Esta semana, Florida anunció que los Cayos recibirán más de $20 millones —más del doble de lo que el estado había separado para la región— para comprar viviendas dañadas por el huracán Irma y demolerlas. Los Cayos han dado prioridad a la compra de viviendas con más probabilidades de ser afectadas por el aumento del nivel del mar.

 

Pero eso es solamente una pequeña parte de la demanda. Un total de 61 personas se inscribieron originalmente para vender sus casas, y hay 10 en una lista de espera.

 

Es posible que el estado abra de nuevo el programa, porque solamente se han asignado $44 millones de los $75 millones asignados originalmente. En ese caso, Monroe espera comprar las viviendas del resto de los propietarios dispuestos a vender.

 

Hasta el momento, Monroe no tiene una estrategia sobre dónde y cómo comprará viviendas, más allá de identificar las viviendas que corren más peligro. Comprar viviendas individuales en diferentes vecindarios pudiera crear un efecto negativo”, dijo Katharine Mach, profesora de la Universidad de Miami que estudia las retiradas por razones del cambio climático. Tampoco es la forma más efectiva de gastar una cantidad de dinero limitada.

 

“Ciertamente no hay dinero para comprar las viviendas más grandes”, dijo Mach. “Y uno no quiere pagar grandes cantidades por viviendas que son para vacaciones”.

 

Pero comprar las propiedades a un valor menor que el del mercado, aunque pudiera ser más efectivo, puede provocar preocupaciones de aburguesamiento y acceso desigual a las comunidades costeras.

 

No está claro cuál será el papel del estado en administrar la retirada en los Cayos, o si el gobierno incluso estudia un plan más amplio o fondos adicionales.

 

 


ALEX HARRIS / El Nuevo Herald

Página Web - 2019/12/05

Fuente: https://www.elnuevoherald.com/