Muchos propietarios, sobre todo los nuevos, no tienen idea de lo que cubren sus pólizas de seguro de vivienda. Los compradores saben que deben tener un seguro para recibir financiación. Y deberían saber que deben mantener la cobertura en vigor, o el prestamista podría reclamar el total de sus préstamos. (Como alternativa, el prestamista pudiera contratar una póliza con una prima mucho más alta, añadiendo el costo extra a los pagos mensuales del propietario.)

 

Pero la mayoría no sabe qué esta cubierto. La mayoría de la gente ni siquiera lee sus pólizas. Es comprensible, ya que la mayoría de las pólizas están redactadas en jerga jurídica que pocos entienden. Pero si usted no sabe qué está cubierto y qué no, pudiera llevarse una gran sorpresa cuando llegue el momento de hacer una reclamación.