Desde Asval, proponemos una Ley de Vivienda que aborde las verdaderas soluciones con un debate reposado. Una ley que tenga en cuenta la colaboración público-privada para desarrollar el mercado de la vivienda en alquiler en España.

Hoy hace un mes que sonaban los bombos de la lotería de Navidad. Eclipsado entre premio y premio, veía la luz el decreto ley 37/2020, cuyas partes más lesivas convierten a España en una anomalía dentro de la UE, al amparar la ocupación ilegal de viviendas. Esta semana, incluido en un decreto de protección a consumidores vulnerables, se ha ampliado la protección a los okupas, impidiendo que se paralice el desahucio aún en caso de delito, salvo que medie violencia o intimidación. Desde Asval, asociación que representa a casi 2.000 propietarios -el 85% pequeños arrendadores-, somos muy conscientes de que el Covid ha causado un daño económico a las familias. Los propietarios lo saben bien, y han arrimado el hombro para buscar soluciones en favor de los inquilinos, como la reducción del importe de las rentas.