Las tensiones de precios se trasladan a localidades cada vez más alejadas de los principales núcleos de población

 

La vivienda siguió encareciéndose en 2019, pero las principales ciudades españolas vivieron una desaceleración del mercado. Los mayores frenazos se observaron en Barcelona y Zaragoza. En la capital catalana, el precio medio por metro cuadrado acabó el año en 3.362,8 euros, solo un 0,7% más que en el cuarto trimestre del año anterior. Ese pequeño margen de crecimiento contrasta con los de años anteriores, cuando el valor tasado de la vivienda, según la estadística del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antes Fomento), aumentaba a ritmo a doble dígito. En Zaragoza, el precio de la vivienda pasó de subir un 13,4% en 2018 a un exiguo 0,6% en 2019.